El blog y mi huella digital

Cuando comencé con esto de Internet todo el mundo tenía una web personal, una web personal cutre donde se centralizaba toda su información personal completamente irrelevante. Luego esa información irrelevante se trasladó al mundo de los blogs. Para posteriormente llegar el microblogging y las redes sociales.

A día de hoy, la información personal (fotos, amistades, ...) de una persona es más fácil encontrarla en Facebook pero su información profesional probablemente esté en LinkedIn o en otra red social similar. A esto hay que sumar el blog y el twitter de todo buen friki que se precie. Además es más que probable que también tenga álbumes web de vídeos y fotos.

En definitiva la huella digital de una persona en Internet está dispersa a lo largo de un gran número de sites y, lo que es más preocupante, la privacidad de los datos se diluye entre las diferentes opciones de privacidad de Twitter, Facebook, LinkedIn, ...

¿Cómo encaja el nuevo blog en mi huella digital de Internet? Más vale un gráfico que mil palabras.


El blog se convierte en el centro de mi huella digital pública centrándose en temas que pueden llegar a ser de interés público (tecnologías, montaña, ...) y alimentado de imagenes y vídeos personales de Picasa y Youtube.

Twitter y Facebook se convierten en el centro de mi huella digital personal limitada al conjunto de amigos o allegados a los que hago saber cosas más personales de mi día a día.

¿Perfecto? No del todo. Lo que necesitaría es que Twitter fuese mas flexible como lo son Picasa o YouTube. Lo ideal es que Twitter me permitiese al escribir un nuevo tweet marcarlo cómo público o privado. Eso haría de twitter el core de mi huella digital tanto de la zona privada como pública. Pero como a día de hoy no existe esa funcionalidad, he tenido que restringir Twitter al uso privado porque tuiteo demasiadas cosas personales.

A esta huella digital le faltan otras redes sociales y servicios web pero los uso tan poco que ni los he incluido en el esquema. Igual otro día los pongo.

Comments