Sobre moralidad, sexting y whatsapp

Recientemente se montó una gorda en un grupo de whatsapp en el que participo cuando un miembro decidió compartir un vídeo de una chica desnuda bailando una canción de moda. Directamente una chica y un chico del grupo dijeron que no les hacía ni puta gracia y la situación se volvió bastante tensa.

Ésto junto con otro suceso en el viaje a Albania me llevo a reflexionar sobre cuándo es correcto (moral) compartir este tipo de contenido sexual o sensual con otras personas. Creo que la respuesta se puede conseguir después de hacernos dos preguntas:

  1. ¿Cual es la voluntad de la personas que sale en el contenido?

  2. ¿Cual es la moralidad de las personas a las que voy a reenviar el contenido?

La primera pregunta se centra en respetar el deseo de la persona protagonista del contenido (vídeo, fotos…). Puede que el contenido lo crease destinado a un entorno privado y haya salido al dominio público por venganza, sextorsión… En este caso no solo es inmoral difundir este contenido sino que podría ser un delito en España, así que no se debería difundir el contenido. Pero si el contenido ha sido creado para difundirse, por ejemplo, una película porno, no hay problema en esta fase.

La segunda pregunta se centra en preguntarnos cuál es la moralidad de las personas que recibirían el contenido. Hace unos años esta pregunta era más sencilla porque la moral mayoritaria derivaba de la religión pero hoy en día hay que ser más cuidadoso porque hay mucha variedad y no es lo mismo la moral de una persona del Opus, un animalista o una feminista, por ejemplo.

Al analizar estas dos preguntas sabremos si podemos compartir el contenido o no.

El caso del grupo de whatsapp fue aún más curioso. Durante nuestro viaje a Albania tuvimos un pequeño encontronazo con una chica albanesa porque dos personas de nuestro grupo se bañaron desnudas en una poza. La chica albanesa, cristiana católica, nos recriminó la impudicia y que los niños les pudiesen ver. Nosotros intentamos convencerla de que el cuerpo es hermoso, es natural, la religión es una imposición… Pero no hubo forma. Eso si pasamos un rato agradable porque después de la bronca inicial resulto ser una chica muy agradable y divertida. Lo realmente curioso es que esas mismas personas que veían el cuerpo desnudo como algo natural y les parecía “antigua” la postura de la chica albanesa fueron los que más se ofendieron del vídeo de la chica bailando desnuda. Realmente no se planteó la cuestión de si era un vídeo robado o no y la impresión con la que me quedé es que lo que realmente les ofendía era ver un contenido de ese tipo porque les ofendía ver una chica bailando desnuda como un objeto. Por lo que, ¿el cuerpo desnudo no siempre es hermoso?

De esta experiencia lo que me queda claro es:

  • Todas las personas tenemos una moralidad, seamos conscientes de ella o no.
  • No me atrevería a decir que hay morales más avanzadas o atrasadas, aunque inicialmente lo pensé con la chica albanesa después de la discusión de whatsapp cambié de opinión.
  • Es muy fácil cuestionar las morales ajenas y más difícil la propia.

Comments