El curso de alpinismo invernal

Ya estamos en el 2011 y todavía me queda por escribir sobre el curso de alpinismo invernal que realizamos el fin de semana del 18 y 19 de diciembre. Los propósitos de año nuevo incluye ponerme al día en todos mis temas atrasados incluido éste. Así que adelante, pasen y lean.

El curso de alpinismo invernal que realizamos fue impartido por profesores de la Escuela Alavesa de Alta Montaña. Fue un curso de pago en la que los federados alaveses pagamos siempre algo menos. La lista de cursos que van a ser impartidos por la escuela a lo largo del año están disponibles en la web de la federación alavesa.

Al curso nos apuntamos unas 15 personas que fuimos distribuidos en 3 grupos con 3 monitores diferentes. Llegamos al refugio de Lizara a los pies del Bisaurín alrededor de las 10.00 de la mañana del sábado con -6ºC habiendo pasado por zonas antes de llegar al refugio de -8ºC. Nada más llegar se hicieron los grupos, a los cuatro que íbamos de Mendiko Lagunak nos tocó de profesor a Txoto un bombero de Bilbao que también ejerce de profesor de la escuela y salimos a buscar alguna pala con nieve dura.

El primer día nos centramos en estudiar la técnica de progresión en nieve/hielo y las detenciones. Diferenciamos la progresión entre progresión con botas y progresión con crampones. En la progresión con botas se intenta cantear la bota y hacer una marca en el hielo para encajar el pie. Esto puede ser posible con botas semirrígidas o rígidas pero con unas botas de trekking flexibles puede ser bastante difícil y costoso a medida que la nieve está más dura. La técnica de progresión con crampones es totalmente diferente ya que lo más importante es apoyar todas las puntas del crampón en la cuesta y no cantear. En la función de la inclinación de la pendiente aprendimos diferentes técnicas de progresión con crampones.


Luego comenzamos con las autorretenciones. Básicamente tirarnos ladera abajo y con la ayuda del piolet conseguir parar. Hicimos todas las variantes: tirarnos sentados ladera abajo, cabeza abajo sobre nuestra barriga e incluso cabeza sobre nuestra espalda. Gracias a dominar estas detenciones consigues tener una seguridad y confianza en el piolet, sabes que puedes parar en caso de caída. Y no es tontería, ya que con una caída por una ladera helada coges velocidad muy rápidamente y si no sabes parar puedes acabar empotrado contra un árbol o caer por un precipicio. A lo que hay que añadir las quemaduras provocadas por el hielo.

El día fue duro, lo pase fatal con el frío. Los guantes eran windstopper pero no repelían el agua y acabe con las manos insensibles del frio. Los pies aunque secos estaban totalmente helados por las bajas temperaturas. Así, que la ducha caliente en el refugio nos vino de maravilla. Luego en el refugio lección teórica de cuerdas y nudos del que ya estamos aburridos (nudo del ocho, dinámico, ballestrinque, ...). Cena y una botella de crema de orujo para adentro.

El día siguiente, el domingo, inicialmente repasamos las autorretenciones pero empezamos a trabajar con arnés y cuerda. Realizamos dos tipos de progresiones:
  • Progresión en ensamble
  • Progresión con reuniones


La progresión en ensamble consiste en avanzar los dos (o más) integrantes de la cordada simultáneamente encordados. De forma que si un miembro de la cordada se cae y no consigue detenerse (porque es novato, o ha perdido el piolet, o se ha quedado inconsciente, ...) el compañero deberá detenerlo. Y digo deberá porque si no lo consigue será arrastrado por su compañero. Así que el avance en ensamble tiene su gracia.

En el avance en ensamble es mucho más fácil detener al segundo de la cordada porque en caso de caerse y no conseguir reaccionar la fuerza con la que se cae es mucho menor que si se cae el primero de la cordada que ha recorrido mucho más espacio cogiendo mucha más velocidad. Para muestra el siguiente vídeo en el que el primero de la cordada, Mikel, se cae y pilla tal velocidad que me arranca y me lleva con él.



Una vez que me arranca debería intentar detenerme con el piolet, pero estaba tan descolacado que no hice nada más que esperar dejar caer. Vamos en la vida real la habría pichado.


Para estos casos en los que el avance es peligroso la mejor opción es optar por un avance encordados con reuniones para que en caso de caída la fuerza de la caida pueda ser absorvida en primer lugar por el compañero y en caso de no resistir el impacto por la reunión. En el siguiente vídeo se observa como el primero en de la cordada, en este caso yo mismo, se tirá y el impacto ha sido absorvido por Mikel y la reunión sin que haya cedido consiguiendo pararme.



Para finalizar el día hicimos unos rápeles con reuniones montadas en la nieve y volvimos a casa calentándonos la cabeza con hacer un monte con nieve como el San Lorenzo en Valdezcaray o volver al Bisaurín para subirlo de una vez y no verlo desde abajo.

Comments